El presagio de Allende al entrar a la moneda

Por Rafael Hernández

Cónsul dominicano en Zürich

Es sabido que el presidente Salvador Allende murió en el Palacio de la Moneda, el 11 de septiembre de 1973, poco después que el edificio fuera bombardeado por las tropas del general Augusto Pinochet.

Sin embargo, lo que casi nadie sabe es; qué en las vacaciones del año 1916, cuando Salvador Allende tenía ocho años de edad, cayó en un estado de pánico infernal, al tratar de entrar por primera vez a La Moneda en un paseo junto a su padre y a su tío Ramón Allende.

Hay hechos que pasan en la vida de los seres humanos, que los marcan de tal manera, y que no tienen explicación lógica para que ocurriesen de la manera que acontecieron. Y en verdad, cuando esos eventos se producen, no queda más que pensar, que hay personas que vienen al mundo con la tragedia marcada.

De manera que, se podría decir, que hay hechos en los que; lo real, lo divino y lo sobrenatural, se mezclan para producir hechos históricos con guiones cinematográficos.

El futuro presidente de Chile, Salvador Allende Gossens había nacido en Valparaíso en junio del 1908, y su padre, el abogado y funcionario público Salvador Allende Castro, había sido trasladado a la ciudad de Tacna, qué después de la guerra del pacífico, entre Chile y Perú, había pasado a ser posesión chilena desde octubre de 1884 hasta 1929, que le fue devuelta a Perú.

Cuando se iniciaron las vacaciones escolares del año 1916, los padres de Salvador Allende, decidieron pasar esos días de vacaciones con sus pequeños hijos, en la capital chilena.

Los Allende Gossens querían aprovechar que el alcalde de Santiago de Chile era Ramón Allende Castro, tío de los Allende Gossens, y de esa forma conocer los monumentos, museos, edificios y lugares históricos de la más importante ciudad del país austral.

Fue así como los hermanos Allende Castro, decidieron dividirse en dos grupos, por género, de manera que; las esposas de Salvador y Ramón, irían con sus respectivas hijas, a conocer los lugares que les eran interesantes, y los dos hermanos cabeza de familia, irían juntos a sus respectivos hijos, a conocer monumentos y edificios importantes de la ciudad.

Como era de suponerse, el edificio más importante de Chile para una familia de tradición política como los Allende, era La Moneda.

La Moneda, es un edifico de arquitectura neoclásica cuya construcción data del 1786, fue inaugurado en 1805, es el edifico más importante de Chile, pues en principio fue sede para acuñar moneda, y a partir de 1846 comenzó a usarse como sede de la presidencia de Chile.

Fue así como Los Allende, tomaron un día de sus vacaciones de 1916 en Santiago, se dirigieron a la Moneda en horas de la mañana, y cuando estaban justo, en la entrada principal de La Moneda, el entonces niño, Salvador Allende, miro la cara de dos carabineros que custodiaban la entrada del edificio, y enseguida se mostró renuente a entrar. Un temor horrible se apodero de él.

Fue tanto el temor que sintió, ante la insistencia del tío y el padre para que entrase al edificio, que el niño Salvador Allende, estalló en llanto. Y entre sollozos, expresa una y otra vez; que no, y que no, que él no iba a entrar ahí porque ese lugar le daba mucho miedo.

En ese momento, su tío, Ramón Allende, interviene, tratando de calmar al temeroso niño, y le dice: Pero Chicho, – Chicho era el apodo familiar de Salvador Allende Gossens – que te pasa mi hijo, porque lloras así, porque temes entrar ahí?.

No ves que ésa es la moneda, la casa del presidente de chile, y ahí solo entran los valientes, los guasos, los hombres grandes, y tú eres un guaso, un valiente, no?. (Guaso en Chile: hombre valiente del campo, trabajador y fuerte).

La intervención del tío Ramón cuestionando a Chicho, sobre el porqué de su actitud, recordándole que a La Moneda solo entran los hombres más valientes y los más grandes de Chile, convenció al pequeño Salvador Allende, quién entre sollozos, finalmente, decidió entrar al palacio de gobierno.

Reflexionando sobre el narrado relato, podríamos decir que quizás, por algunos de esos misterios que rodea la vida de los seres humanos, al pequeño Salvador Allende Gossens, en 1916, a la edad de ocho años, lo real, lo divino, lo sobrenatural, o una mezcla de esos elementos, le hizo presentir, qué si entraba a la Moneda, algo trágico iba a pasar con su vida.

Colocando los hechos mencionados en perspectivas, se podría afirmar, que sólo la mezcla de los hechos históricos, lo divino y lo sobrenatural se podría entender, que justamente, 57 años después de aquel ataque de miedo, horror y pánico que se apodero del pequeño Chicho, La Moneda iba a servir de patíbulo donde acabo trágicamente la vida de Salvador Allende Gossens.-

You May Also Like