Ir a la barra de herramientas

Las lecciones y desafíos de Puerto Rico a 50 días de iniciar la cuarentena

San Juan, Puerto Rico. En el último mes y medio, la vida en Puerto Rico se ha transformado por completo. Con calles vacías y negocios cerrados, niños sin más opción que intentar estudiar desde la casa y adultos desesperados por la falta de ingresos, las medidas implementadas para el control de la pandemia por el novel coronavirus que se detectó por primera vez en diciembre pasado ya han impactado todos los aspectos de la vida diaria.

Hoy, domingo, se cumplen 50 días de la entrada en vigor del toque de queda y cierre parcial de comercios decretado por la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

Desde ese 15 de marzo, cinco casos confirmados de COVID-19 se han convertido en 1,808. La infección ha cobrado 97 vidas, pero casi dos meses después que se confirmaron los primeros casos sospechosos de coronavirus en la isla, los hospitales no están llenos.

“Hemos tenido muchos avances”, señaló el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos.

“Estamos en un momento en que, aunque todavía estamos admitiendo personas en el hospital y estamos entubando (pacientes en cuidados intensivos), son menos. Eso sí, estos pacientes van a estar dos, tres o cuatro semanas en el hospital. Esto no se va a acabar pronto”, sostuvo Ramos.

Desde una semana después de que se confirmaran los primeros casos sospechosos de COVID-19 en la isla, la población entera del país ha vivido bajo un encierro casi total, según el cual solo ciertos empleados identificados como esenciales pueden salir a la calle a trabajar y el resto solamente sale a realizar gestiones necesarias, como adquirir alimentos o procurar cuidados médicos.

Los reclamos por el bajo número de pruebas diagnósticas que se han realizado en la isla se han mantenido durante toda la emergencia, más aún luego que se revelara la disposición del gobierno para adquirir pruebas a sobreprecio a empresas sin experiencia previa en el sector de equipos médicos.

Pero de acuerdo con los datos disponibles, el aumento en casos en Puerto Rico no ha sido tan vertiginoso como en otros países.

Desde el 15 de marzo, los casos en Estados Unidos han aumentado de 2,234 a 1,092,815, de acuerdo a cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“Lo hemos hecho bien, el pueblo ha respondido bien”, destacó Ramos.

Los habitantes de Puerto Rico están bajo uno de los encierros más extensos que hayan estado en vigor en esta pandemia.

De acuerdo con los datos publicados por la empresa Google, los viajes de los habitantes de la isla se han reducido, en promedio, un 68% desde que se decretó el toque de queda hasta el 17 de abril.

En ese mismo periodo, las visitas a los supermercados han disminuido un 37.6% y a los lugares de trabajo se han reducido en un 56.3%.

Mientras, las estadías en lugares residenciales han aumentado en un 26% en comparación con las semanas antes de la emergencia.

El período de menos movimiento fue durante la Semana Santa, cuando la administración de Vázquez Garced impuso mayores restricciones a la operación de establecimientos, según los datos que la empresa tecnológica recoge de forma anónima de los teléfonos celulares de las personas.

Fuente Endi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *