Ir a la barra de herramientas

España abrirá investigación tras denuncia de Bolivia sobre hechos en la embajada mexicana en La Paz

Madrid, RT.- El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España informó este viernes que abrirá una investigación tras los hechos ocurridos en la Embajada de México en La Paz, Bolivia, durante la visita de la encargada de negocios de España, según informó la dependencia en un comunicado de prensa.

La breve comunicación oficial de España fue en respuesta a la denuncia de Bolivia, que este viernes informó que enviará una nota a la Cancillería del país europeo “denunciando atropellos y reclamando el cumplimiento riguroso”.

Según la canciller de facto de Bolivia, Karen Longaric, este viernes 27 de diciembre, en horas de la mañana, personas identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia, acompañadas por encapuchados, “intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina” a la residencia diplomática de México en La Paz.

En la mañana, la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, denunció en Twitter que la policía boliviana había detenido el automóvil con placas diplomáticas donde viajaba la encargada de negocios y cónsul de España en el país andino.

Mercado incluso denunció en su cuenta de Twitter que habían “ingresando autos con militares fuertemente armados” a su residencia oficial, pero minutos después, borró el tuit. 

No obstante, el comandante departamental de la Policía de La Paz, Julio Cordero, informó en el transcurso del día que los supuestos encapuchados eran en realidad agentes que protegían a la encargada de negocios de España en Bolivia, quien ingresó a la Embajada mexicana para sostener una reunión.

Cuando la policía y los servicios de inteligencia bolivianos intentaron detener a la comitiva de seguridad de la diplomática española, quienes iban cubiertos con bufandas, éstos se negaron a ser detenidos y se marcharon del lugar, según declaró Cordero en entrevista con la cadena ATB Digital.

La confusión de este viernes se produjo en medio de un clima de tensión diplomática ante lo que el Gobierno del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha calificado como un “asedio sin precedentes” contra una sede diplomática mexicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *