El “Ejército Fantasma” de EE.UU. usó tanques inflables para engañar a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial

Estados Unidos, RT.- Durante la Segunda Guerra Mundial se libraron cientos de sangrientas batallas, pero un batallón ultra secreto de EE.UU. conocido como el “Ejército Fantasma” no luchó con balas sino con artes escénicas, utilizando tanques inflables de tamaño real e insignias falsas para engañar a los soldados de la Alemania nazi, según un artículo publicado este 2 de septiembre por Live Science en referencia al 75 aniversario del final del conflicto tras la capitulación japonesa.

Las Tropas Especiales del Cuartel General 23, también conocidas como el “Ejército Fantasma” (‘Ghost Army’ en inglés), reunieron a artistas, militares y expertos en sonido para conformar una unidad única dedicada al arte del engaño.

Activada el 20 de enero de 1944, se trata de la “primera unidad móvil, multimedia y de engaño táctico en la historia del Ejército estadounidense”, destaca el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial en Nueva Orleans, que mantendrá abierta hasta enero de 2021 una exposición de los peculiares artefactos que fueron utilizados.

La fuerza conformada por 82 oficiales y 1.023 hombres bajo el mando del coronel Harry L. Reeder utilizó una combinación de ciencia y arte, para llevar a cabo múltiples misiones con el único propósito de engañar a las tropas nazis sobre el paradero de las fuerzas aliadas en Europa.

Aunque su existencia se mantuvo en secreto por más de 40 años después de la guerra, el esfuerzo salvó miles de vidas, según los historiadores.

Tanques inflables y señales falsas

Especialistas en camuflaje, diseñadores de moda, fotografía y pintura diseñaron un enfoque de cuatro partes para dar vida al “Ejército Fantasma”.

El primer elemento fueron los tanques inflables que podían ser fácilmente transportados, pero que a la distancia era casi imposible distinguirlos de los reales.

Además, se encontraban operadores encargados de emitir falsas señales de radio, ingenieros de audio que emitían sonidos pregrabados de entrenamientos militares para convencer a los nazis de que unidades de combate enteras ocupaban lugares que no estaban defendidos, y militares que usaban las insignias de otras unidades militares para confundir a posibles espías en las ciudades cercanas.

“Su misión más exitosa fue la Operación Viersen”, que tuvo lugar del 18 al 24 de marzo de 1945, en la que el “Ejército Fantasma” utilizó 600 vehículos inflables y otros artilugios para hacer creer a los alemanes que dos divisiones de infantería se preparaban para cruzar el río Rin.

Y funcionó, ya que las tropas nazis trasladaron gran parte de sus defensas para bombardear a un ejército que no existía, relató el encargado del museo, Larry Decuers.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *