Ir a la barra de herramientas

Después del coronavirus el mundo tendrá que cambiar

Por  Francis Pérez

Como consecuencia de una dura y terrible realidad matizada por falsas alarmas, imputaciones de todo tipo y un protagonismo inhumano en la lucha contra ese mortal virus llamado Covid-19, que cada día, con todo y  las medidas que se han tomado en todo el mundo para hacerlo desaparecer, esta pandemia pernoctará e impactará por siglos en la psiquis de los que han sido atrapados por ella y también por los que no, como un virus que ya de por sí, ha logrado cambiar en cierta forma, el irracional y criminal orden establecido sin tirar un solo tiro, haciéndolo más humano, solidario y racional.

El coronavirus que ya ha hecho desaparecer del globo terráqueo  a más de 100 mil personas y alrededor de 2 millones han sido contagiados, no solo en los países pobres, sino también en los ejes fundamentales del capitalismo desarrollado con estragos insuperables que han puesto en dudas y en jaque mate, el alardeado sistema de salud de las grandes potencias, ridiculizándolo y sacando al desnudo las debilidades y las desigualdades que anida el imperante status quo.

Según los periódicos más importantes de los EE.UU, país erigido como el estandarte principal del capitalismo global, USA se ha  colocado a la cabeza de la pandemia al registrar uno de cada tres contagiados por el Covid –19,  con más de 500 mil contagiados muy por debajo de España o Italia, ya que de acuerdo a las autoridades de Salud de esa poderosa nación, por cada 100 mil habitantes quedan infectado 141, en tanto que España con casi 160 mil infectados e Italia por la misma cifra son contagiados 237, en un momento en que todavía no hay una vacuna certificada ni un tratamiento definido que pudiera darle el tiro de gracias a esa pandemia que ya se puede describir como la peor del siglo.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de EE.UU. y quien además es el hombre clave en el grupo de trabajo de la Casa Blanca, ha dicho que solo Nueva York tiene más casos que toda España, aun teniendo menos de la mitad  de la población.

EE.AA. que se suponía por los niveles de desarrollo y de inversiones sociales que tiene, a decir del propio Fauci y de políticos como Bernie Sanders, ha colapsado no solo por las desigualdades que se observan en las respuestas que se han dado a la población para contrarrestar el Covid-19, sino también  por la ineficiencia en la  búsqueda rápida de los utensilios, las habitaciones, camas y por la ausencia de una verdadera política que sea capaz de articular un proyecto serio para la creación del medicamento que logre a corto tiempo la desaparición del mortal virus o por lo menos una reducción a su mínima expresión.

Sanders que durante el tiempo que duró en la campaña interna del Partido Demócrata basó sus planteamientos en la ausencia de una verdadera y eficaz política de salud pública que abarcara a los sectores sociales más excluidos y asimismo a los inmigrantes indocumentados, además de sustentar sus aspiraciones en una política desfavorable a la guerra, proponía  que había que invertir US$ 2,5 billones para construir unidades de viviendas asequibles para que miles de norteamericanos e inmigrantes que deambulan por las calles sin un techo apropiado no se vieran afectados en momentos de desastres como lo que está ocurriendo hoy con el Covid-19.  Sanders tenía la razón así de sencillo.

Habrá que recordar a Sanders aún después de haberse retirado de la contienda interna como el que más propuestas realizables a favor del pueblo norteamericano hizo, cuestión que sin lugar a dudas, evidencia que éste político socialdemócrata de 78 años  con sus ofertas se ha  adelantado a los desastres que hoy vive el mundo y en especial su nación.

De ahí que los sinsabores que está viviendo el mundo después de la aparición de los primeros casos de Covid-19 en Wuhan, China, marcará el nuevo accionar y el desenvolvimiento económico de todos los países, y máxime si se trata de que el globo terráqueo está conectado entre sí a una política neoliberal modelada por las potencias militares y económica y por los países insertados en la comunidad Europea, que a propósito de esta, ha sido cuestionada por su pobre papel en la erogación de recursos económicos para paliar los golpes que ha emanado la pandemia en los propios países que integran la UE.

En cambio China que desde que se registraron los primeros casos dados a conocer en la ciudad de Wuhan se había colocado en las primeras páginas de los principales periódicos del mundo occidental como el centro de la epidemia, ha pasado hoy de ser mal vista por supuestamente haberse originado allí, la pandemia que hoy azota a la humanidad con más brutalidad que las muertes que se produjeron cuando aparecieron la Peste Negra en Asia Central, la Peste Bubónica en Europa, el Ebola en África y el H1 en América, como la matriz de la solidaridad y el sacrificio, por el gran apoyo que le ha dado cuasi a todos los países que poseen la enfermedad, incluyendo a quienes más se abalanzaron contra ellos.

y no es para menos, ya que el gigante  asiático en lugar de estar cuestionando a países etiquetándolos como creadores del virus, se dedicó a tomar las medidas requeridas por la OMS, que tienen que ver con la cuarentena y el aislamiento social de la población, así como la de buscar algún tipo de medicamentos que contrarresten los efectos de esa mortal epidemia.

Hoy las propias naciones que al principio del surgimiento de virus quisieron aislar a China y echarle toda la culpa con el fin de sacar partidas económicas por el temor de que el coloso asiático se erigiera como el número uno en materia económica, sufren los golpeos de este imprudente virus que no tiene que ver con clase social, porque cuando decide llegar a un país cualquiera entra a los hogares sin tocar las puertas y sin pedir permiso, y esto es lo que ha sucedido con Norteamérica que al principio olvidaron las estrategias que debían utilizar para frenar la expansión del virus.

Los Países de Latinoamérica también sufrirán

Lo cierto de todo esto es que los países latinoamericanos no están ajeno a lo que le ocurra a las grandes naciones; países como Brasil, Argentina, Chile y Ecuador ya han sido arremetidos e impactados por los tantos casos que han aparecido como acontece en este último donde las cifras de muertos sobrepasan las 300 personas al extremo que se cree guardando las diferencias poblacionales que  es la nación que siente con más ímpetu el oleaje del huracán llamado Covid-19.

Sin dejar a un lado países pequeños como la República Dominicana que se ha colocado como la nación de una isla, con mayores casos del virus proporcionalmente hablando, con una cifra que camina hacia las 200 muertos, casi 3 mil infectados  y por lo que se dice seguirán aumentando los casos, para muchos por las pobres medidas que se han tomado para contrarrestar la epidemia.

República Dominicana que está enclavada en el corazón del Caribe con playas hermosas y establecimientos de primer orden que son hasta envidiados por los países del primer mundo, en honor a la verdad se ha beneficiado de su condición turística, logrando ser la primera en materia de crecimiento económico y de estabilidad macroeconómica en la región.

Pero, ¿se mantendrá después de esta crisis sanitaria ese crecimiento?

Todos los entendidos en materia económica no auguran buen desempeño a la mayoría de países que viven de la economía de servicio, como dominicana que tiene como base para su desarrollo y crecimiento el turismo, las remesas y las importaciones contrario a los países que han sido los mayores afectador por esta pandemia y que son precisamente de los que dependen las naciones pobres como RD.

De hecho si el desarrollo y crecimiento de ese país isleño depende de los factores exógenos mencionados entonces queda claro que a esta nación lo que le espera en los próximos meses no será paja de coco, como dice el dicho popular.

La mayor fuente de importaciones de RD en lo que tiene que ver con rubros y remesas dependen de los Estados Unidos y ahora las importaciones de ropas de China, pero estos dos países aunque el ultimo se levanta como el ave fénix, en el primero se fortalece y se irradia cada día más el virus, que ya ha matado en el mundo más de 100 mil personas, por lo que habrá que esperar cual sería el curso de los acontecimientos por venir que dudo que sean llenos de éxitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *