Ir a la barra de herramientas

Contaminación y lilas vuelven a copar el río Isabela

Santo Domingo, RD.- Como parte del proceso cíclico que viven los afluentes del país, las plantas acuáticas conocidas como “lilas o jacintos” han comenzado a cubrir las aguas del río Isabela en Santo Domingo Norte.

La contaminación que predomina en el río producto de la materia orgánica como heces fecales que llegan hasta sus orillas, junto al arrastre que se producen en las cañadas de los barrios de la Capital acompañado de sedimentos y desechos, hacen que las lilas crezcan en grandes cantidades.

El expresidente de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, Milcíades Mejía explicó ayer a este medio que el arrastre de las lilas es evidente cuando llueve de una manera considerable en el Distrito Nacional, lo que provoca una crecida de los ríos Isabela y Ozama.

En un recorrido realizado por reporteros de Listín Diario se constató la presencia de los jacintos en las superficies del referido afluente observándose zonas cubiertas en su totalidad.

Además, el olor putrefacto que emiten esas aguas imposibilita la permanencia en ese entorno.

Importancia de las lilas

Mejía explicó que dichas plantas suelen crecer en zonas tranquilas y que juegan una función biológica y ecológica importante.

“Juegan una función importante porque retienen esos sedimentos, los asimilan y hasta cierto punto hacen una función de limpieza de las aguas porque atrapan los contaminantes, los sedimentos y eso hace una función biológica”, comentó Milcíades Mejía.

Además, agregó que esas plantas flotantes se desarrollan en las orillas de las lagunas y en los márgenes de los ríos donde no hay mucha corriente y pueden crecer en tranquilidad.

Sin embargo, indicó que no suelen habitar única y exclusivamente en aguas contaminadas con basuras y desechos orgánicos como heces fecales, sino también en lagunas limpias donde suelen aprovechar los escasos nutrientes para su desarrollo y expansión.

Animales pequeños se protegen en los jacintos

El botánico resaltó que animales acuáticos pequeños recurren a los jacintos para protegerse de los más grandes y evitar ser comidos por estos.

“Desde el punto de vista de su función ecológica, son importantes porque de ellas asociadas a las poblaciones de lilas, también viven una cantidad de animales acuáticos que se protegen de los más grande para que no se lo coman. Hay todo un ecosistema asociado a esas lilas”, puntualizó el especialista.

Además, sostuvo que tanto el río Isabela como el Ozama reciben todos los vertidos de aguas residuales y de sanitario por lo que las lilas en ese ambiente crecen de una manera desproporcional. Fuente Listin Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *