El voto electrónico

EDITORIAL

En una época cibernética, la Junta Central Electoral tiene que complementar todo lo relacionado con el voto electrónico.

Está bien que lo ponga en práctica en cuantas votaciones se den en el país, pero que se cuide de caer en las redes de las primarias de los partidos políticos.

De primera intención, la mayoría de los votantes fueron indiferentes ante el simulacro, pero la JCE debe seguir adelante.

Es su obligación modernizar el sistema de elecciones, pero al mismo tiempo garantizar que los ciudadanos tengan el conocimiento para poder ejercer su derecho a elegir y ser electos.

No se debe repetir el caso de los escáner de las pasadas elecciones, los cuales nunca funcionario y ahora son trastes viejos.

Si se va a utilizar el voto electrónico, se debe estar seguro de que esa inversión va a rendir frutos. Lo importante es la confiabilidad de las elecciones.

Los miembros de la JCE tienen que estar claros en que dejar a un lado el papel y el creyón lleva la ejecutoria de una gran campaña de educación, de trabajo, de perseverancia.

Descuidarse, es poner en peligro el justo equilibrio de las elecciones.

Respaldamos que se hagan todas las pruebas necesarias para la implementación del voto electrónico.

Es un método nuevo  que va a revolucionar el sistema de elecciones, pero no está exento de fracasos, de tropezones y hasta de acciones fraudulentas.

Hemos dicho en varias ocasiones que la principal tarea de la Junta Central Electoral es levantar su credibilidad, hacerse potable, que pueda tener la fuerza moral de ejecutar las venideras elecciones congresuales, municipales y presidenciales.

You May Also Like