Los empresarios en política

Editorial

Es interesante saber que busca el empresariado metiéndose en las actividades partidistas. Puede ser sed de poder, amarrar intereses a futuro, o sencillamente de tener una presencia en la vida nacional, haciendo sentir el  valor que dan los recursos económicos.

Se supone que el empresariado y sus organizaciones tienen en sus manos un poder mediático,   que lo dan los recursos, por lo tanto no tienen la necesidad de ir directamente al redondel.

El empresario dominicano de hoy sabe que sin confrontaciones puede lograr todo de los políticos. Ya pasaron los años del viejo Consejo Nacional de Hombres de Empresas donde su presidente adversaba cara a cara al doctor José Francisco Peña Gómez.

Sin pleitos y sin  tener que ponerse los guantes, los empresarios  doblan el brazo a los políticos. Sea en el Congreso con leyes a su favor, o logrando acuerdos institucionales con el Estado.  Con todo ese poder, están por encima de los políticos.

Hay un viejo dicho, que hoy esta renovado en el país, de que los empresarios y su dinero siempre estarán presentes, pero los políticos llegan y se van. No es tan cierto, todo tiene su punto de nacimiento, crecimiento y disgregación. Los hombres como los gobiernos son pasajeros. Son tan efímeros, que al doblar de la página son historia

Los viejos imperios terminaron en el polvo, producto de sus desgarradoras guerras de conquistas, sus luchas internas, y las negativas  a integrarse  a los cambios sociales que se presentaron en cada una de sus circunstancias. Meterse de lleno en el partidismo, podría ser una muestra de que los empresarios desconocen su poder avasallante, y prefieren doblar el pulso a los políticos.

Ahora quieren manipular para poder conseguir a un  presidente de la Republica  que sea de su agrado. Solo tienen que escoger entre cuatro posibles candidatos: Luis Abinader, e Hipólito Mejía, por el Partido Revolucionario Moderno, y Leonel Fernández y el delfín Gonzalo Castillo, por el Partido de la Liberación Dominicana.

Pero hay guerras solapadas en el sector empresarial, por las motivaciones partidarias. Muy a lo interno, pero  son reales   desacuerdos, y lo que es más, hay tendencias.

Uno de los proyectos empresariales políticos es David Collado, el alcalde Santo Domingo. Sus mentores lo tienen como su candidato presidencial para el 2024.

Pero hay desesperados que piensan que antes las fisuras peledeísta y la falta de carisma en el PRM, este puede ser el tiempo de David, algo que no es más que un tremendismo de empresarios  y políticos que no han leído la historia del Icaro y de cómo sus alas fueron derretidas por el sol.

You May Also Like

Deja un comentario