Gonzalo Castillo: Apto y calificado para gobernar eficiente y eficazmente

Por: Lic. Jorge A. Abreu Eusebio

Hace algunos años, cuando se avecinaba el aumento del número de los miembros del Comité Político del PLD, escribí sobre Gonzalo Castillo, entre otras cosas, lo siguiente: “Gonzalo Castillo ha cumplido a cabalidad con lo previsto en los artículos 7 y 9 de los Estatutos del PLD, referentes a la participación en el Partido, Deberes y Derechos de sus Miembros, con lo cual en su evaluación del desempeño partidario le hacen, indiscutiblemente, ser merecedor de ser ascendido producto de la tesonera e incansable labor que ha desarrollado en pos de las fortalezas y éxitos del Partido.

Un hombre de una manifiesta vocación de servicios, sencillo, afable, con carácter y sobre todo exitoso en su carrera empresarial, familiar, partidaria y gubernamental, lo cual, en éste último renglón lo ha hecho merecedor de ser, el Ministerio de Obras Públicas, la entidad mejor valorada por la sociedad dominicana por el exitoso desempeño y que ha creado un precedente jamás visto en esta dependencia, comprometido con los mejores intereses que entrañan a la Nación y con una política eficaz dirigida hacia los cuatro puntos cardinales.

La lealtad y Confiabilidad, como elementos más preponderantes que deben existir en los rasgos que identifican la personalidad de un ser humano, sobresalen en Gonzalo Castillo Terrero como el sol que despunta en el horizonte de manera refulgente; Estos dos atributos han sido constantes, inmutables, indisolubles e innegociables, hacia el compañero Danilo Medina y el Partido de la Liberación Dominicana.

Su trayectoria rectilínea en el PLD ha sido la siguiente: Se inscribe en el mes de Agosto del año 1979 en el Comité Intermedio Gregorio Urbano Gilbert; En el año 2001, se traslada como Presidente del Comité de Base, en el Comité Intermedio 24 de Abril; Miembro del Comité Central en el año 2005; Encargado de Campaña Elecciones Internas 2006-2007; Encargado de Finanzas de la Campaña de Danilo Medina 2011-2012; Encargado Campaña 2012, Región Enriquillo, ganando en las cuatro Provincias y siendo en ésta ocasión el único Coordinador Regional que ganó el 100% en las elecciones nacionales; Enlace de diez (10) Provincias del Sur, 8vo. Congreso Comandante  Norge Botello, obteniendo también un éxito de 10 de 10 para un 100%; ha sustentado y apoyado una serie de candidaturas de compañeros a diversos cargos en elecciones Congresionales y Municipales.

El sacrificio, la dedicación, la solidaridad, el compañerismo, el compromiso, su hoja de vida, en todas sus dimensiones y otros valores intrínsecos inherentes a la personalidad de Gonzalo Castillo Terrero, atributos poco comunes en los seres humanos, deben ser valorados en su justa dimensión, tomando en consideración los mismos y como base su trayectoria, desempeño y la declaración de principios enarbolados en el 8vo. Congreso, lo cual lo convierten indiscutiblemente en UN COMPAÑERO ESTRELLA Y MERECEDOR DE SER MIEMBRO DEL COMITÉ POLITICO. Todo árbol bueno da frutos buenos. Por sus frutos los conoceréis”.

No obstante a lo escrito en otrora y descrito más arriba, sobre Gonzalo Castillo Terrero se aprecian y se conjugan  una serie de variables positivas estrechamente interrelacionadas entre sí, como  la valoración, la apreciación, la percepción  y la expectativa, su vertiginosa  tasa de crecimiento y aceptación, así como la de rechazo que es imperceptible por la alta valoración que la población tiene sobre su desempeño en el Estado, que es la cobertura o razón que envuelven todas estas variables señaladas precedentemente.

Su alto grado de compromiso y responsabilidad  social que está orientada a lograr el ejercicio efectivo del bien común a través del ejercicio del poder ejecutivo.

Gonzalo Castillo es un hombre creyente, coherente y de alta credibilidad en sus tres condiciones: 01)-sincero: que lo obliga a decir la verdad; 02)-Rendimiento, desempeño o funcionamiento: que lo obliga a aplicar lo que se promete; y 03)-Eficacia: que lo obliga a probar que tiene los medios de hacer lo que promete y que los resultados serán positivos.

La seriedad, virtud y competencia lo legitiman como un candidato ganador y futuro estadista exitoso, para bienestar del Pueblo Dominicano y las grandes mayorías.

Su excelente desempeño, su creencia realista en la expansión de la dimensión institucional, así como otros atributos de fondo que adornan  la personalidad de Gonzalo, muestran  una clara radiografía que marca de manera objetiva el horizonte político de su candidatura hacia el ascenso a la Presidencia de la República, con el anhelo de hacer el futuro más grande y  más brillante de nuestra nación, quien con su gran vocación, su convicción,  sus niveles de compromiso e innovación  y  sin escatimar  esfuerzos para consolidar la confianza incondicional del Pueblo Dominicano para  hacer realidad  el desarrollo más efectivo y sostenible en el campo económico y social, harán posible captar el voto mayoritario de los electores para poner en marcha los horizontes de la experiencia y lograr los horizontes de las expectativas,  descifrando  de manera llana lo que se escucha, se demanda y se siente en  las calles,  para proporcionar las respuestas del  presente y del futuro, con igual o mayor ritmo de quien lo ha hecho bien.

Su aptitud y actitud ha generado  paralela y concomitantemente credibilidad e identificación en los diferentes sectores que componen la sociedad dominicana, sin excepción alguna, salvo los que sangran por la herida y se están ahogando en su propia sangre, que son los menos; pero, los más mezquinos.

Es importante destacar que, si usted no se ha desempeñado bien en una cartera cualquiera, indiscutiblemente sería un desastre de dimensiones inconmensurables si pretende dirigir un importante poder del Estado como lo es el Ejecutivo.

Eso es solo análisis del sentido común y la razonabilidad sin tener que llegar a desarrollar tesis sobre el particular con argumentos pueriles, sofistas e inverosímiles.

Un axioma que por su propia naturaleza no necesita demostración alguna,  porque la verdad real son los hechos, los cuales determinan las causas y consecuencias. Son los determinantes.

El hombre de trabajo se hace grande y engrandece a su familia y a la patria. Por sus frutos los conoceréis.-

You May Also Like