Temen que modernización del IDNYC ponga en riesgo a indocumentados

Por: Edwin Martínez

Nueva York.- En 2015 Nueva York puso en marcha el programa municipal, conocido como el “IDNYC”, para garantizar que todos los neoyorquinos, sin importar su estatus migratorio, pudieran tener una manera oficial de identificarse, facilitando su acceso a servicios y beneficios.

Y aunque hasta ahora la identificación ha sido vista como una herramienta muy segura para más de 1, 351,129 neoyorquinos que la han tramitado y la Ciudad ha dado la pelea por mantener estricta confidencialidad, una iniciativa que pretende agregarle un chip inteligente a las tarjetas para ampliar su uso, está generando preocupaciones de que los datos de indocumentados puedan ser mal manejados en manos de terceros.

Así lo manifestaron este lunes ante el Comité de Inmigración del Concejo Municipal representantes de organizaciones comunitarias, defensores de inmigrantes y portadores del ID, quienes temen que con los cambios propuestos, que se analizan para entrar en marcha en enero del 2020, la confidencialidad de miles de indocumentados sea puesta en riesgo.

La intención de la Ciudad es que el IDNYC amplíe su espectro de utilidad, hasta el punto que eventualmente pueda llegar a servir para usar el Subway, realizar operaciones financieras y hasta ser admitido como documento válido en las farmacias.

“Estamos profundamente preocupados por la dirección que el programa IDNYC está proponiendo tomar. Hasta ahora, IDNYC ha sido eficaz, debido a su simplicidad, así como porque el programa se comprometió a no almacenar los datos de los solicitantes para proteger la información de posibles excesos por parte del gobierno federal, pero los cambios propuestos introducen complicaciones innecesarias, así como peligros potenciales para el programa”, aseguró Natalia Aristizabal, miembro de la organización Make the Road NY.

La activista mencionó que permitir la integración del ID con una amplia gama de sistemas privados, incluidos servicios financieros, refugios de desamparados, la MTA, el DHS y otras agencias, pone en peligro a portadores vulnerables de la identificación.

“Para los inmigrantes, y más específicamente para las personas indocumentadas, que viven con mucho temor durante este momento especialmente difícil, la necesidad de proteger la información privada es de suma preocupación, y cualquier conveniencia potencial que pueda realizarse mediante el intercambio de información, debe ser evaluada estrictamente”, agregó la colombiana.

 “Los cambios propuestos para utilizar la tecnología para vincular el IDNYC con otros programas, tienen el potencial de aumentar el riesgo de exposición a grupos de personas que en este momento no desean exponerse”.

Al igual que Aristizabal, Betsy Plum, vicepresidenta de políticas de la New York Immigration Coalition (NYIC), reconoció que desde su implementación, el IDNYC ha sido de suma utilidad para la comunidad inmigrante y para otros grupos vulnerables.

Y aunque reconoció que ampliar los usos del ID es positivo, también manifestó su preocupación y sorpresa de que la Administración De Blasio comenzara a trabajar en su plan sin informar a la comunidad de sus intenciones.

“Estamos de acuerdo en todas esas metas, pero los medios para alcanzarlas no pueden ser actualizaciones tecnológicas que pongan en peligro la seguridad del programa IDNYC, y particularmente agregar chips inteligentes a las identificaciones, es peligroso y una solución mal aconsejada”, advirtió la defensora.

Plum destacó que tener una tarjeta de identidad como propone la Ciudad, contendría demasiada información personal sobre el portador, incluyendo sus transacciones financieras, por lo que calificó la idea nada “progresista ni innovadora” y por el contrario, con un riesgo demasiado grande.

“Los cambios propuestos van más allá de del intento original del IDNYC de proveer una identificación de gobierno segura para los inmigrantes, desamparados y otros neoyorquinos que enfrentan barreras. De hecho es completamente contrario a su meta y crea un programa que sacrifica la seguridad de sus portadores”.

Tras conocer los planes con el IDNYC, Juan R, quien tiene el documento de la Ciudad desde el 2015, se mostró temeroso incluso de renovarlo el próximo año y le pidió a la Administración De Blasio que no aumente el temor entre la población indocumentada de manera innecesaria.

“Yo pa’ que quiero que mi ID me sirva para pagar el metro o para sacar dinero del banco, para eso está la MetroCard y mi tarjeta. Yo solo lo quiero que me sirva para identificarme y sentirme tranquilo”, mencionó el mexicano, quien advirtió que los cambios deberían ir por otro rumbo.

 “Lo que deberían hacer es que ese ID sirva para entrar a clubes y barras, porque no lo aceptan y también para que uno pueda abrir cuentas en todos los bancos y que sea válido para pagar la tarjeta de crédito, pues ahora hasta para ir a Capital One no lo reciben y eso que tengo cuenta con ellos”.

Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración del Concejo Municipal que citó la audiencia, también dejó ver sus preocupaciones por los planes futuros y pidió a la Ciudad que sea muy cuidadoso con ese asunto.

“Aquí lo más importante es proteger a todos nuestros inmigrantes. Esa debe ser la meta”, manifestó el concejal de Brooklyn. “Es importante seguir revisando el tema y aprender de las lecciones que han dejando los primeros cuatro años de la implementación del ID.

El concejal Daniel Dromm reconoció que las intenciones de modernizar el IDNYC pueden ser buenas, pero advirtió que lo que debe primar es que los portadores del ID se sientan tranquilos y plenamente seguros de que su información no será divulgada.

“Esta tarjeta es muy importante para que la gente se sienta segura no para que la gente se sienta insegura. Vamos a seguir mirando muy de cerca la propuesta, pero ante todo tenemos que garantizar que la confidencialidad no se va a poner en riesgo”, dijo el líder político de Queens.

Bitta Mostofi, comisionada de la Oficina de Asuntos de Inmigración de la Ciudad, aclaró que por ahora la propuesta está en una fase de evaluación, revisión y análisis, y advirtió no solo que una de las intenciones de modernizar la tarjeta es ampliar beneficios, sino que manifestó que para la Ciudad sigue siendo prioridad mantener la confidencialidad de quienes porten el ID.

“Este programa se ha vuelto una parte importante de la vida de la ciudad. No hubiese sido posible sin el respeto a la privacidad y las protecciones a la confidencialidad en el desarrollo y administración del programa. Esas protecciones han permanecido y seguirán permaneciendo intactas. La principal prioridad debe ser la protección de los portadores de la identificación”, comentó la Comisionada.

La funcionaria explicó además que dentro del proceso exploratorio para expandir servicios del IDNYC, están trabajando con la Jefatura de Tecnología de la Ciudad, las agencias municipales y socios externos, y están abiertos a escuchar las consideraciones de la comunidad y los activistas.

“Seguiremos en conversaciones y agradecemos y valoramos las preguntas y preocupaciones que han surgido en medio de este proceso y vamos a mirar la manera de asegurar que todas las voces sean escuchadas”, manifestó Mostofi, tratando de calmar los temores que han surgido.

“Quiero ser muy clara que si no estamos satisfechos con poder obtener todas las protecciones y beneficios que estamos buscando para los portadores del IDNYC, no estamos bajo ninguna obligación de honrar un contrato y en ese caso no lo haremos”.

EL IDNYC EN CIFRAS

1,351,129 neoyorquinos tienen esta identificación

1,384,308 neoyorquinos lo han solicitado

418,518 portadores del IDNYC, ponen a Queens como el condado con mayor uso del ID

33,595 portadores del ID ponen a Staten Island como el condado donde menos personas lo han tramitado

53,407 menores de edad son portadores del IDNYC

2020 es el año para renovar el IDNYC y cuando se plantea hacer los cambios con la inclusión de un chip que lo vuelva multiuso

2015 fue el año de lanzamiento del programa

500,000 indocumentados se estima viven en Nueva York y varios de ellos han podido sacar este documento, aunque no se sabe cuántos porque se prohíbe preguntar por estatus migratorio a la hora de tramitarlo

Además de inmigrantes, se estima que personas mayores, desamparados, y jóvenes LGBTQ se han beneficiado del ID

Para obtener el ID, puede pedirse una cita llamando al 311

Personas mayores de 10 años pueden tramitar el documento

Los datos de quienes tramitan el IDNYC se mantienen bajo estricta confidencialidad y por ley no pueden ser compartidos con agencias federales como ‘La Migra’

Fuente Diariony.com

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *