Arreglistas penales

EDITORIAL

A raíz del asesinato en San Francisco de Macorís, de la adolescente embarazada  Emely Peguero, por parte de quien fuera su novio Marlon Martínez, la gente esperaba una condena ejemplar para el asesino directo y para su madre Marlín.

Pero para sorpresa de muchos pese a la participación de Marlín Martínez,  después de que su hijo cometiera este horrendo hecho y por el que fue condenado a 30 años, la sentencia de 5 años de prisión para la mayoría de los que dan seguimiento al caso, fue muy benigna.

Muchos se hicieron la idea de que la madre del asesino sería condenada a 20 años, por entender que esta una vez enterada del crimen, pagó para que se ocultara el cadáver y hasta se dice que desapareció los videos, donde se ve claro que Marlon sube con la adolescente al apartamento y luego baja con un saco lleno, cuyo contenido mete en el baúl de su carro.

Esto es una prueba evidente de que Marlon después de hacer abortar a la menor, la asesinó y trató de desaparecer el cadáver iniciativa  a la que se sumó su madre, una vez se enteró de que su hijo era un criminal.

Pero Marlín no solo participó en la ocultación del cadáver de Emely, sino que también hizo todo lo posible para despistar a los investigadores del caso y hasta se unió a la búsqueda de la menor, vendiendo la falsa creencia de que estaba desaparecida y que iba a aparecer. Había que ver el semejante teatro que montó esa señora.

Si esto no es complicidad y merece una condena ejemplar para que otra madre o padre no vuelva a repetir semejante barbarie, entonces este país está lleno de extraterrestres. Hay que ver como se escudriña a fondo el Código Penal cuando se trata de un rico

El caso es que los arreglistas penales no se han hecho esperar y ahora la culpa de que hayan condenado a Marlín a 5 años la tiene el Ministerio Público. El mismo tema de siempre, echarle la culpa al otro es más fácil que condenar a un poderoso o adinerado.

No quiera usted saber cual habría sido la suerte de un hijo de Machepa que haya participado en el ocultamiento de un cadáver o que asociado a un criminal despiste la justicia en su investigación.

De seguro que los dos sufrirían condena de 30 y 20 años y los arreglistas que hoy defienden la sentencia a Marlín no estarían justificando eso en los medios ni mucho menos se dieran por enterados.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *