El sindicalismo a la deriva

EDITORIAL

Una de las grandes  prioritarias de los dominicanos será retornar a los gremios e instituciones profesionales a ser representativos y luchadores por el bien del pueblo. Se da el caso de que ahora prima la individualidad y el economicismo, y las jornadas de lucha quedaron en el pasado.

Lejos está la etapa en que el movimiento sindical era fuerte, pujante, y se lanzaba a las calles en defensa de los mejores intereses del país, para que se rebajara el alto costo de la vida, por las libertades públicas, y el mantenimiento del estado de derecho.

Con el correr de los años los dirigentes sindicales verticales fueron desapareciendo físicamente, y otros en las ideas y las posiciones. De combativos se tornaron en conservadores, tratando de subsistir económicamente.

Pero hoy si pasamos revista al movimiento sindical y de organizaciones profesionales nos llevaremos un gran chasco. Ninguno está interesado en defender a su sector, sino en buscar facilidades personales o grupales.

Los sindicalistas se han ido convirtiendo en empresarios, burócratas de saco, corbata y yipeta, a los que únicamente les interesa representar a su partido o a su bolsillo, aunque en el plano publico levantan una falsa bandera de redención.

Los partidos siguen moviendo los hilos  comunicantes con los sindicatos, que pasan a ser apéndices de ellos.

La UASD, los maestros, los periodistas  y los chóferes son un buen ejemplo de como ha retrocedido el movimiento laboral dominicano. Hay que rescatarlos para que dejen de ser un nicho de privilegios  en beneficio de un grupito o de particulares.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *